Vendedor en mezclilla

25.carlosboorja-vendedor-en-mezclilla
G

racias a Steve Jobs los jeans se pusieron de moda en el mundo laboral.

Siempre que pienso en una cita con un cliente importante, viene a mi mente la pregunta ¿Qué me voy a poner?.

La primera premisa que necesito satisfacer es verme bien y formal, el problema radica en que no solo logramos la formalidad al momento de vestir, sino que eso se transporta al momento de estar con él y provoca un estilo de venta rígido y acartonado que no transmite comodidad y confianza a tu cliente.

Al decirte Vendedor en Mezclilla no te estoy diciendo que te vayas informal a una cita, al proponerte eso te invito a un estilo de vender diferente.

¿Cuáles son las razones que te llevan a utilizar un pantalón de mezclilla?

Cuando yo decido ponerme unos vaqueros es porque:

  • Me quiero sentir cómodo.
  • Son flexibles.
  • Son durables.
  • Resisten mucho.
  • Se ven bien.
  • Me siento bien con ellos.
Esto es lo que provocará un estilo de venta casual, que tu cliente te sienta así. Dejarás de ser la peor pesadilla de sus días.
Cuando vendemos rígidos ya acartonados provocamos lo mismo que al traer puesto un traje:
  • Te vas a arrugar.
  • Te puedes ensuciar.
  • No te puedes agachar.
  • Se siente que en cualquier momento se romperá.
  • Es incómodo.

Una vez enmarcada la diferencia viene lo pregunta estratégica ¿qué hago para ser un vendedor en mezclilla? muy sencillo tienes que disminuir la Rigidez, OJO, no estoy diciendo la formalidad del trato.

Se puede seguir siendo educado y formal sin tener que ser rígido, estas son algunas acciones que puedes realizar para evitar la rigidez:

No pienses en el dinero que ganarás.

Evita la manipulación.

Busca dar antes de recibir.

Lo último que quiero dejar bien claro es que puedes vender con estilo en mezclilla, aun cuando tengas un traje puesto. Todo está en la mente y en las acciones que decides tener con tus posibles compradores.

Leave a comment