¿Vendes o Molestas?

2.carlosboorja-vendes-enfadas
T

odos en algún momento hemos sido abordados por el vendedor que no queremos ver ni en pintura, ese que con solo leer su nombre cuando te está marcando, ni siquiera quieres contestarle. Lo malo de esto es que no solo hemos sido abordados por ellos, si no que en algún momento también hemos sido así. Sucede lo mismo cuando intentas conquistar a alguien y ella ya no quiere saber más de ti, esto no sucede solo porque seamos algo feos, más bien pasa porque lograste hacer que fuera más lo que ella detesta de ti que lo que le pudiera interesar. Sé que todo esto puede sonar algo violento, pero la verdad cuando las personas llegan al punto de no quererte ver más, es completamente culpa tuya.

El proceso de detestamiento hacia una persona se llega solamente por una sola acción, no entender el monosílabo “NO” y sigues insistiendo.

A veces pensamos que somos el último refresco del refri y que alguien nos tiene que recibir simplemente por nuestra linda cara, pero esto no es así, la única razón por la que un posible comprador te recibe, es porque tiene algún interés por lo que tu le vas a ofrecer.

Estas son las cinco cosas que debes de evitar hacer para que tus posibles clientes no te quieren volver a ver:

1
Eres muy intenso y exiges citas a personas ocupadas.

En estos días todas las personas tienen el tiempo contado, no porque se vayan a morir mañana, sino porque siempre existen más cosas que hacer que horas en el reloj. Abrir un espacio en la agenda cada vez es más difícil. Sumemos a esto que existen personas que son candidatos más viables para que todos les vendan, esto es, por su perfil laboral pertenecen a un puesto más atractivo para comprar.

¿Cómo evitarlo? – Hazle saber a tu cliente que será un periodo de tiempo corto el que necesitas, exprésale con números los minutos que le tomará recibirte, podría ser algo como “Solamente necesito 20 minutos de tu tiempo”. Lo más importante es que una vez que te los brinda, tu cumplas con este periodo, con esto tendrás garantizadas nuevas visitas.

2
Hablas demasiado y no escuchas.

Este es el error más común de cualquier vendedor, a través del tiempo hemos asociado que vender es convencer a alguien y que solamente lo podemos lograr exponiendo las ventajas de lo que tengo. Este se considera un gran error porque después de 3 minutos la atención efectiva de tu interlocutor se desvanece y todo lo que le estas diciendo no servirá de nada.

¿Cómo evitarlo? – Para lograr que tu cliente vuelva a poner su atención en la cita — tienes que preguntarle cosas —, así de simple, en lugar de estar hablando durante largos periodos de tiempo, comienza a realizarle más cuestionamientos, esto generará que su atención vuelva.

3
No le prestas atención y no entiendes lo que él quiere comprar.

Cuando te encuentras en una presentación de ventas, está por demás decirte que no debes de estar pensando en lo que cenarás en la noche o en la rutina de ejercicio del día. Ese es el momento de tu cliente y el 100% de la atención tienes que dirigirla a lo que él te dice, porque en cada una de sus palabras puedes descubrir lo que el realmente necesita pero aún no lo sabe.

¿Cómo evitarlo?- Es normal que te disperses durante tu cita, la manera en la que recuperarás la presencia es muy simple, — haz una profunda respiración — esto provoca una oxigenación directa al cerebro para refrescarlo y así que tome fuerza para seguir. Solamente procura que no parezca un suspiro de amor por la persona que tienes frente a ti.

4
Ya te dijo que no y sigues insistiendo.

A veces pienso que las personas somos mazoquistas por naturaleza, nos gusta que nos traten mal. De repente alguien tácitamente ya te dijo “NO” pero ahí sigues insistiendo e insistiendo, pensando que algún día pasará.

¿Cómo evitarlo?- El NO es NO —asimila rápidamente este monosílabo —, te ayudará a estar libre de este cliente para poder dedicar tu tiempo a otros, de lo contrario, estas persiguiendo un “SÍ” efímero que nunca llegará.

5
Padeces el síndrome del vendedor precoz.

Lo que genera este raro síndrome es el exceso de necesidad por cerrar una venta, esto provoca que tu cliente se sienta muy presionado, además puede desconfiar de ti por tener esa premura por vender.

¿Cómo evitarlo?- Tienes que — prospectar más personas — , para que por ende llegues a más posibles clientes, con esto al final de mes tu probabilidad de cierre aumentará y disminuirá tu presión por cerrar.

Sigue estos cinco consejos para poder hacer que tus clientes se sientan cómodos al estar contigo y no solamente les des razones para poder huir de ti. Recuerda que una cita de ventas es más que el intento de un cierre comercial con alguien, es la oportunidad para crear una relación de largo plazo que en algún punto satisfará una necesidad futura.

Leave a comment